Visita al Museo de Geología de la UNAM

Escrito por: Mario el 30 May 2019

Por Jennifer Yolanda Flores Díaz
Grupo 34 de la Especialidad en Diseño Gráfico

José Guadalupe Serrano, nombre que lleva el museo, fue el fundador y director del mismo, la geología es de gran relevancia porque puede ser de utilidad para diversas actividades humanas, relacionadas con la extracción de determinados recursos minerales, energéticos, hídricos, etc.

Las similitudes y diferencias entre la geología y la geografía son, para empezar, que “geo” significa tierra, “grafía” significa graficar o registrar, y “logía” significa estudio o conocimiento; por lo tanto, geografía es el estudio de la superficie de la tierra física y la geología es el estudio de la tierra profunda. La geografía estudia las características físicas de la tierra como los mares, montañas y los diferentes países del mundo; mientras que la geología estudia de qué está hecha la tierra, esto incluye las rocas, minerales, suelos, playas, cuencas oceánicas, los fósiles y volcanes.

En una de las salas del museo hay unos vitrales en los que se representan unas máquinas, lo que me hace pensar en cómo la Revolución Industrial influyó en la forma de desarrollar tecnología para hacer más fácil la forma en que los trabajadores de las minas sacaban los diversos minerales.

En cuanto al carácter de científico a todo lo que se expone en este museo, para no ser considerado creaciones divinas, todo lo que hay en el museo fue descubierto, investigado y comprobado de acuerdo al método científico. Nada salió de la nada todo fue analizado y registrado.

Alrededor del siglo XV todos creían en la teoría geocéntrica y cuando llegó la teoría heliocéntrica nadie podía creer tal cosa, ya que a causa de la falta de tecnología no había manera de comprobarlo, hasta que Galileo y Kepler, con el telescopio y por medio de observaciones, retomaron la teoría heliocéntrica y creo que a causa de eso el impacto fue que gracias a esa teoría hubo más posibilidad de descubrir cosas de carácter geológico.

En la actualidad los indicios de que la Gran Explosión (Big Bang) es un hecho comprobado es que las galaxias se están alejando unas de otras. La teoría afirma que, debido al enorme calor con temperaturas de 10,000 millones de grados, los núcleos de hidrógeno chocaban entre sí, así que comenzaron a fusionarse de 2 en 2, formando núcleos de helio. Con base en esto, la teoría dice que la proporción de hidrógeno comparada con la de helio debe ser de 3 a 1. Los resultados observacionales confirman que, en el universo, efectivamente, hay un 25% de helio frente al 75% de hidrogeno.

Según la teoría, el universo era un plasma compuesto principalmente por electrones, quarks y neutrinos totalmente disociados unos de otros. Los electrones no se podían unir a los protones y otros núcleos porque la energía de dicho plasma era muy alta. A medida que el cosmos se fue enfriando, las partículas elementales se fueron aglutinando y formando núcleos, átomos, moléculas, nebulosas, estrellas, galaxias y planetas.

Derivado de esto, se tiene que el bosón de Higgs, una partícula subatómica nunca antes vista, se cree que es un componente fundamental del universo. Esta partícula es importante porque, aunque no nos diría todo lo que necesitamos saber, llenará un gran hueco. De acuerdo con los especialistas el bosón de Higgs es la última pieza faltante de nuestra comprensión más actual de la naturaleza más fundamental del universo.

El impacto directo de la Revolución Industrial sobre la naturaleza se produce, básicamente, por la ocupación del espacio, la utilización de los recursos naturales y la generación de residuos, desechos y contaminantes. El impacto sobre el medio ambiente generalmente no es perceptible para el ser humano, sin embargo, es obvio que tal extracción altera el ecosistema natural, produciendo cambios en su estructura y modificando su dinámica.

El carácter científico que tiene el descubrimiento de los fósiles para no ser considerados creaciones divinas es que los paleontólogos los buscaron con ayuda de métodos y técnicas científicas, de manera que pudieran estudiarlos y examinar cada detalle para saber qué pieza era y determinar cuánto tiempo llevaba enterrado y así saber de qué edad era.

Se establece que el ser humano apareció sobre la Tierra hace unos 2.5 millones de años, con la aparición del homo, se toma como inicio del paleolítico o edad de piedra. Mayor éxito de evolución tuvo el homo erctus, quien logro expandirse por toda Eurasia.